Odontología “Low Cost”

numerus clausus en Odontología
El Consejo General de Dentistas solicita implantar el ‘numerus clausus’ en Odontología
4 junio, 2014
Implantes dentales de calidad: consejos para evitar fraudes
Implantes dentales de calidad: consejos para evitar fraudes
4 julio, 2014

Odontología “Low Cost”

odontologia-low-cost
Odontología “Low Cost”
4.4 (88%) 5 votes

odontologia-low-cost

Lo primero que nos tiene que quedar claro es que no existe la odontología Low Cost, igual que es imposible correr un gran premio de F1 con un utilitario, es imposible hacer un trabajo de calidad y de excelencia con los materiales más baratos y económicos que encontremos; y no sólo es imposible , sino que es además peligroso.

 

Y ya no sólo hablamos de los materiales, sino de la formación académica, la base del aprendizaje es que hagamos lo que hagamos nunca es suficiente. Las técnicas cambian, evolucionan, los estudios científicos desarrollan nuevos materiales. No es suficiente con una carrera universitaria, no es suficiente con un master o postgrado, la formación continuada es uno de los pilares de este aprendizaje, porque uno nunca deja de aprender.

Muchos veréis ofertas, 2×1, tratamientos gratuitos, etc., y lo que está ahora más en alza: “implantes a 299€”. Incluso menos, dentro de poco los regalarán. Esto último tiene varias lecturas, muchos, aunque no tengáis que ver con la odontología o la medicina, os lo podéis imaginar; pero a los que tengáis dudas, os lo aclararé.

La gran mayoría de implantes dentales de primera línea tienen un precio medio para el profesional de entre 200-300€, algunos superan estas cifras. ¿Por qué? La respuesta es que todas estas marcas están asentadas en el mercado desde hace muchos años, les avalan décadas de estudios científicos, comienzan en un laboratorio, pasan a estudios en animales y después comienza a utilizarse en humanos después de muchos años de investigación. Además, no sólo demuestran que funcionan, sino que siguen investigando para que las tasas de éxito sean lo más altas posibles. No se conforman con que el producto funcione, sino que luchan por hacerlo perfecto. No olvidemos que un implante dental es una fijación que está insertada en nuestros huesos maxilares, un complejo biológico rodeado de vasos sanguíneos y estructuras nerviosas, y estos soportan dientes, los cuales no sólo nos ayudan a masticar los alimentos, sino que también tienen un gran componente estético.

Volviendo a la odontologia “low cost” y al contenido de estas ofertas, principalmente hay dos vertientes, una más peligrosa que otra, pero las dos igualmente inaceptables.

Hay numerosas marcas legales con su homologación (CE) para uso legal. CE significa que el producto cumple con los requisitos legales y técnicos en materia de seguridad de los Estados miembros de la Unión Europea; pero se debe tener en cuenta que no implica la calidad del producto, simplemente indica que el fabricante afirma que su producto es seguro y cumple con todas las normas de la Unión Europea, pero no hay ningún análisis, ni prueba que lo respalde. Algunas de estas marcas los profesionales pueden comprarlas por 50€. ¿Qué las diferencia de estas otras marcas de primera línea? Principalmente que no las avalan los mismos estudios científicos, no llevan 30 o 40 años en el mercado. Algo importantísimo es la predictibilidad, cuando realizamos un tratamiento debemos saber cómo se va a comportar, las ventajas e inconvenientes de utilizarlo y cómo solucionar con éxito los problemas que puedan surgir. Un producto que es nuevo y del que apenas hay información no es un producto predecible, y por tanto yo lo considero peligroso. No sé exactamente cómo se va a comportar y, por tanto, no lo considero de calidad.

Aquí entra ahora la versión más peligrosa, en los últimos años ha aparecido una modificación del símbolo “CE”. Es prácticamente idéntico pero significa “China Export” (producto fabricado en China), en este caso el fabricante no cumple tan siquiera las normas europeas. Os remito un enlace para que entendáis mejor lo que puede producir éstos productos: http://goo.gl/tFYDYT.  Luego está la versión 299 *, el asterisco juega un papel importante. Yo cuando veo el asterisco pienso siempre que hay que multiplicar, x2, x3…. La característica principal que se debe exigir a un presupuesto o a una oferta, además de no ser engañosa, es ser clara. Personalmente no creo en las ofertas, hablamos de salud, se debe dar al paciente lo mejor, y lo mejor es utilizar productos de calidad contrastada y haber recibido la mejor formación posible.

Éstos ejemplos os los he puesto con implantes dentales, porque parece que es el principal reclamo de las “ofertas” dentales que vemos cada día, ¿por qué será? Pero lo aplicamos al resto de tratamientos odontológicos. La odontología general es igual o más importante que los implantes dentales, al igual que la prevención y el educar a nuestros pacientes e hijos en una correcta salud bucodental.

No puedo despedirme sin hablar de algo que  molesta especialmente, la garantía de por vida. Cuando me preguntan esto los pacientes, siempre les digo lo mismo: les garantizo que les voy a dar lo mejor de mí, que todos los tratamientos se realizarán desde la más estricta base científica y no porque he nacido especial, sino porque me he educado y formado para ello, porque estudio para hacer las cosas lo mejor posible, y cuando fallo (porque todos fallamos) voy a darlo todo porque mi trabajo sea de la mayor calidad posible y jamás les daré la espalda.

Nada está garantizado de por vida, es imposible, el ser humano es caduco, envejece, lo mismo con los materiales, y no sólo en medicina, sino en todo lo que nos rodea.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies